¿Cómo puedo cubrir una baja laboral por enfermedad?

Autónomos o trabajadores por cuenta ajena, da igual, todos enfermamos en algún momento de nuestra vida laboral. Mitos aparte, incluso los autónomos padecen de problemas de salud. Lo cierto es que cualquier trabajador puede encontrarse en situación de baja laboral por enfermedad, aunque los requisitos difieren en un caso y en otro.

Baja por enfermedad

Todos los trabajadores, tanto autónomos, como trabajadores por cuenta ajena (Régimen General Seguridad Social) pueden solicitar la baja por enfermedad a partir del cuarto día de baja desde que se acude al médico. Es el médico el que está facultado para establecer el tiempo máximo de baja, aunque legalmente se puede permanecer de baja 1 año, prorrogable 6 meses más.

Los trabajadores por cuenta ajena tienen que haber cotizado a la Seguridad Social 180 días en los cinco años anteriores para cobrar incapacidad temporal por causa de enfermedad común.

En cuanto a los autónomos, tienen la posibilidad de cobrar por incapacidad temporal siempre que coticen por ello, cumplan igualmente el requisito de los 180 días de cotización y estén al corriente de pago de las cuotas de la Seguridad Social.

¿Cuánto se percibe económicamente?

La prestación económica a percibir por causa de la baja por enfermedad depende de la base de cotización del mes anterior a la baja y gira entorno al 60%-70% de la base de cotización. Se incrementa al 75% a partir de 21 días de baja por enfermedad.

¿Qué soluciones ofrecen los seguros de indemnización por incapacidad transitoria?

Está claro que una baja por enfermedad va a suponer un detrimento en los ingresos mensuales del trabajador durante el tiempo que dure la misma. Lo máximo a cobrar es un 75% de la base de cotización. Por eso, existen seguros de indemnización por incapacidad transitoria que puedes contratar y que te ofrecen una indemnización diaria si sufres una incapacidad temporal como consecuencia de una enfermedad contraída durante la vigencia de la póliza.

A estos efectos, se establece como incapacidad transitoria el tiempo en el que el titular de la póliza no puede realizar su trabajo habitual. 

Las coberturas más frecuentes de este tipo de seguros son las siguientes:

  • Enfermedad: Si el médico establece una incapacidad temporal, cobrarás una indemnización por cada día que estés de baja según el capital seleccionado y los límites contratados.
  • Hospitalización por enfermedad:  Cobrarás una indemnización desde el primer día, y durante el tiempo que debas estar hospitalizado.


¿Qué tengo que tener en cuenta para contratar una indemnización por baja laboral en un seguro de accidentes?

Por desgracia, los accidentes ocurren y pueden impedirte trabajar durante una buena temporada. Trabajadores autónomos y por cuenta ajena tienen cobertura por parte de la Seguridad Social, en estos casos que cubre parte de las retribuciones que dejan de percibir durante ese tiempo de baja laboral por accidente.

Existen dos tipos de bajas laborales:

  • Por contingencias comunes. Son las que tienen origen en una enfermedad común que es independiente del trabajo, o a un accidente que no ha tenido lugar durante el trabajo o de camino al mismo.
  • Por contingencias profesionales. Existen varias posibilidades:
    • Enfermedad profesional. Derivada del trabajo o como consecuencia del mismo.
    • Accidente de trabajo. Cuando el trabajador ha sufrido un accidente trabajando o acudiendo al trabajo “in itinere”.

Es decir, que cuando se produce un accidente laboral se considera una baja por contingencias profesionales y cuando el accidente no tiene que ver con el trabajo, la baja es por contingencias comunes.

Es importante hacer la distinción ya que los porcentajes a percibir son diferentes también.

Cuánto se cobra según el tipo de accidente

Si has sufrido un accidente que te imposibilita ejercer tu profesión y por tanto percibir tu salario, existe una prestación compensatoria que se llama prestación por incapacidad temporal. Y funciona de la siguiente forma:

  • Prestación por baja por contingencias comunes. No se percibe compensación económica los tres primeros días de la baja. A partir del cuarto hasta el vigésimo se percibe el 60% de la base reguladora y desde el vigésimo primero se percibe el 75%. Dentro de esta categoría entran los accidentes no profesionales.
  • Prestación por baja por contingencias profesionales. Desde el día siguiente a la baja se percibe el 75% de la base reguladora. Dentro de esta categoría entran los accidentes profesionales.

Cómo mantener el nivel de ingresos

La prestación de la seguridad social está bien, pero a menudo no es suficiente para compensar los ingresos que se dejan de obtener por un accidente. Por ese motivo, es recomendable contratar un seguro que garantice una indemnización por baja laboral.

Cualquier trabajador puede contratar este tipo de seguros, aunque los autónomos son los que más interés presentan.


La invalidez permanente y sus grados

La invalidez permanente se produce cuando el trabajador sufre de reducciones funcionales, o anatómicas que le impiden rendir en su trabajo. Es decir se encuentra en una situación que no le permite ejercer su profesión. Según cual sea la condición que ha producido la invalidez su reducción será mayor o menor.

Cuando se establece la invalidez permanente de un trabajador, esta conlleva la percepción de una prestación económica condicionada al grado de incapacidad que se haya determinado. De ahí la importancia de determinar el grado de invalidez permanente.

¿Cuáles son los grados de la invalidez permanente?

Parcial

La invalidez permanente parcial produce una reducción en el rendimiento habitual del trabajador de al menos 33% aunque no le limita de llevar a cabo las obligaciones esenciales de su profesión.

Este tipo de invalidez permanente puede compatibilizarse con otra actividad laboral incluso el trabajo original.

La indemnización que corresponde son 24 mensualidades según su base reguladora.

Total

La invalidez permanente total produce la incapacidad total del trabajador para llevar a cabo las tareas fundamentales del ejercicio de su profesión, aunque sí puede llevar a cabo otro trabajo diferente.

Este tipo de invalidez permanente da origen a una pensión vitalicia que consiste en el 55% de su base reguladora. Además tiene la posibilidad de verse aumentada en un 20% en los mayores de 55 años debido a la dificultad de obtener otro trabajo.

Es compatible con continuar trabajando en la misma empresa, o en otra aunque no puede ser en el mismo puesto de trabajo.

Absoluta

La invalidez permanente absoluta implica que el trabajador se encuentra en situación de inhabilitación para cualquier trabajo o profesión.

La indemnización que tiene por origen este tipo de invalidez es del 100% de la base reguladora.

Gran Invalidez

En el grado de gran invalidez el trabajador precisa ayuda de un tercero para las acciones básicas de la vida como pueden ser: comer, moverse o vestirse.

El importe de la indemnización se consigue con el porcentaje de la invalidez permanente total o absoluta más un complemento que va dirigido a la persona que se dedica al cuidado del beneficiario.

Este complemento se calcula sumando:

  • Un 45% de la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento del hecho causante
  • El 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente.

Este complemento no puede ser de un importe inferior al 45% de la pensión percibida por el trabajador.

Por estos motivos, recomendamos la contratación de un seguro de accidentes que cubra todos los grados de invalidez para poder afrontar económicamente esta situación de la mejor forma posible.


El 25% de los autónomos en España cotizan más de lo que ganan. ¿Qué medidas pueden tomarse?

A nadie le gusta pagar más de la cuenta y aún menos si se trata de impuestos o pagos a la seguridad social. Sin embargo, según los datos recabados por el Ministerio de Trabajo, el 25% de los autónomos cotizan más de lo que ganan. Está claro que es una situación a regular para evitar que  los autónomos resulten desfavorecidos económicamente.

Magdalena Valerio, Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, ha comentado este asunto al terminar su reunión con las asociaciones de autónomos en las que han conversado sobre la opciones para conseguir que la cotización de los autónomos se ajuste aún más a los ingresos reales.

¿Qué medidas pueden tomarse?

La asociaciones de trabajadores autónomos ya tienen propuestas para solventar el problema de cotizar más de lo que ganan.

La medida que proponen es establecer 5 tramos para cotizar dependiendo de los ingresos del autónomo, así el trabajador por cuenta propia estará obligado fiscalmente de acuerdo a sus ingresos reales.

Al parecer esta propuesta es aceptable para el Ministerio de Trabajo que está considerando cambiar el sistema existente de cotización (base mínima y máxima). Según este sistema muchos eligen abonar 278 Euros que en ocasiones es más de sus ingresos reales.

De todas formas, elegir la base de cotización se mantendría como un acto voluntario. Los tramos sería según se explica a continuación:

  • Cotizan 50 Euros al mes los autónomos con rendimientos netos inferiores al al salario mínimo interprofesional (SMI). Los rendimientos tienen que ser acreditados en declaración IRPF.
  • Entre el SMI y los 30.000 euros al año de rendimientos netos pueden mantenerse en la base mínima.
  • Entre 30.000 y 40.000 euros tienen la facultad para elegir la base y cotizan sobre 14.000 euros al año osea Grupo 1 del Régimen General
  • Entre 40.000 y 60.000 euros de rendimientos netos declarados la base de cotización sería de 18.000 euros-
  • Con rendimientos de más de 60.000 euros se establecería una base de cotización de 24.000 euros anuales.

Lógicamente los ajustes según las diferencias de base de cotización se efectuarán después de conocerse la declaración de rendimientos netos.

Según esta opción, un 7% de los autónomo continuaría pagando lo mismo, sin embargo un 30% de los autónomos pagará más de un modo progresivo y con el tope de la base máxima de cotización. El 15% de los autónomos que ya está cotizando por encima de la base mínima también pagaría lo mismo.

Los tramos se fijarán según los rendimientos del autónomo en el ejercicio anterior


¿Qué es un falso autónomo?

La situación laboral precaria actual ha provocado que muchos busquen una salida laboral alternativa, es decir buscando el sustento por su cuenta y riesgo como autónomo.
Es bueno que existan estas iniciativas de autoempleo, aunque vienen acompañadas, a menudo, de otras prácticas menos lícitas como es la figura del “falso autónomo”.

Exactamente ¿Qué es un falso autónomo?.
Falso autónomo es el que encuentra registrado en Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social, a pesar de contar con una relación laboral con la empresa que cumple los requisitos de trabajador por cuenta ajena en cuanto a:
● Dependencia
● Ajenidad
● Retribución

Es decir, esta persona, “falso autónomo” trabaja en las mismas condiciones de dependencia, retribución y ajenidad que quien percibe un salario por cuenta ajena, pero en vez de contar con un contrato laboral tradicional se da de alta como autónomo.

Falso Autónomo no es igual a Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente.
Son dos figuras diferentes, el Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE) es una figura, dentro de la legalidad, que se emplea desde hace más de una década para regular la situación de los autónomos que tienen un cliente que representa al menos un 75% de sus ingresos. La diferencia es que ésta es una relación mercantil y no laboral como la del falso autónomo.

¿Por qué se emplea la figura del “falso autónomo?

Esta figura fraudulenta existe con el objetivo de ahorrar costes sociales a la empresa, es ilegal y puede conllevar sanciones económicas. Evidentemente, la empresa ahorra mucho al no pagar seguridad social, vacaciones, no tener costes por despido, cuando el trabajador que se presenta ante la Seguridad Social como autónomo.

Es importante tener en cuenta que los contratos bien mercantiles o civiles que se establecen en esta situación son susceptibles de anulación si el Inspector de Trabajo comprueba que se trata de un falso autónomo.

Ejemplo
Un ejemplo con el que entenderás mejor el concepto de falso autónomo:

Una empresa cuya actividad es el reparto de pan a domicilio que cuenta con un horario determinado, una retribución cada mes mediante factura, una ruta para realizar el reparto.... A pesar de todo esto, su oferta de trabajo en prensa figura:

“Proporcionamos trabajo estable como repartidor de pan. Imprescindible estar dado de alta como autónomo.”

Al menos en este ejemplo, los anunciantes tienen el detalle de informar del requisito de darse de alta como autónomo, lo normal es que el interesado se encuentre con “el pastel” en la entrevista.

Sin lugar a dudas este es un ejemplo estándar de falso autónomo por las siguientes razones:

● El autónomo no tiene una retribución fija
● El autónomo consigue y gestiona sus propios clientes
● El autónomo establece sus horarios.

Nada que ver con lo que la empresa de reparto de pan propone.


Bajas de maternidad/paternidad y enfermedad en la nueva Ley de Autónomos

La conciliación familiar es el el caballo de batalla de los últimos tiempos y en consecuencia las medidas impuestas en las legislaciones recientes intentan avanzar aún más en esa línea. Los trabajadores por cuenta ajena ya disfrutan, desde hace años, de bajas por maternidad y paternidad razonables, sin embargo, hasta ahora, los autónomos estaban algo desamparados en este tema.

La nueva ley de autónomos, Ley de Reformas urgentes del Trabajo Autónomo de 2017, ha cambiado muchos aspectos de la situación de los autónomos en las bajas por maternidad/paternidad y enfermedad.

Tiempos de baja por maternidad/paternidad

En el caso de baja por maternidad, la mujer que trabaja como autónoma tiene 16 semanas seguidas de baja, durante ese periodo de tiempo cobra la prestación maternal de la Seguridad Social.

Los padres que trabajan como autónomos tienen derecho a un mes de baja por paternidad en el que también cobrarán la prestación por paternidad de la Seguridad Social.

Es obligatorio que la mujer disfrute de las 6 semanas iniciales de baja maternal, sin embargo a partir de ahí, es facultativo transferir las restantes 10 semanas al padre.

Cuando se produce la adopción de un menor de 6 años, o en el inicio de la tutela de un familiar dependiente se aplican estas mismas directrices.

Requisitos para la baja de paternidad/maternidad

Estos son los requisitos para poder disfrutar de la baja de paternidad/maternidad:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social y en Hacienda, y no tener deudas con ninguna de los dos organismos (dispones de 30 días para ponerte al día con posibles pagos pendientes)
  • Informar dentro de los 15 días posteriores al nacimiento, o a la tutela, o adopción efectiva de forma que comience a computar el plazo y la prestación correspondiente.
  • Haber cotizado más de 180 días en los 7 años anteriores, o bien 360 días durante tu vida laboral. Los plazos se reducen a 6 meses para las madres o las que tienen entre 21 y 36 años, y cero para las menores de 21 años (sin necesidad de haber cotizado anteriormente)

Baja por enfermedad

El autónomo de baja por enfermedad cobra de la Seguridad Social una prestación mientras no puede realizar su actividad económica, el plazo máximo es de un año, aunque es prorrogable 6 meses más.

Requisitos indispensables para recibir la prestación es haber pagado todas las cuotas y cotizar al menos 180 días en los 5 años anteriores a la baja por enfermedad.

Se cobra un 60% de la base de cotización desde el día 4 al día 20 de la baja por enfermedad. Después del día 20 se abonará un 75%.

Por eso, es necesario complementar estas prestaciones de la Seguridad Social con un seguro privado de baja por enfermedad y accidente.


¿Qué medidas se proponen en la nueva Ley de Autónomos para los emprendedores?

La  nueva Ley de Reformas urgentes del Trabajo Autónomo de 2017 que entró en vigor en Enero de 2018 conlleva la aplicación de medidas que afectan directamente a los emprendedores. Esta  ley de autónomos introduce importantes novedades en aspectos como los gastos deducibles, bonificaciones y cotizaciones. También, fomenta medidas para favorecer nuevas contrataciones y conciliación familiar.

El principal atractivo para los emprendedores de esta nueva regulación es la tarifa plana que determina una cuota a la seguridad social de 50€ durante 12 meses para los nuevos autónomos. Además, existen otra muchas medidas interesantes, como:

Cambios en la cuota de autónomos

Se extiende a 24 la tarifa plana a la que pueden suscribirse los nuevos autónomos y se establece en tres tramos:

  • Primeros 12 meses la cuota es de 50 €
  • Siguientes 6 meses la cuota es de 137,97 € (50%menos)
  • Siguientes 6 meses la cuota es de 129,79 € (30% menos)

Por tanto, el único requisito actual para poder obtener esta bonificación es no haber estado de alta como autónomo en los últimos dos años (tres años en el caso de que anteriormente se haya disfrutado de dicha bonificación). La Ley de reformas urgentes del trabajo autónomo acortó el plazo de cinco a dos años para nuevos autónomos, con excepción del autónomo colaborador que mantiene el requisito original de cinco años.

Discapacitados, víctimas del terrorismo y de violencia de género tienen la tarifa plana los 12 primeros meses y durante los 4 años posteriores una reducción del 50%, es decir, cuota de 137,97 €.

Nuevos gastos deducibles

Se incorporán a los gastos deducibles los siguientes:

  • Cuando el autónomo está registrado como que trabaja desde casa podrá desgravar un 30% en IRPF de sus facturas de gas, agua, teléfono e internet.
  • 27,27 (48 €) como dietas si se cumplen los siguientes puntos:
  • Origen en el desarrollo de la actividad económica,
  • Tengan lugar en restaurantes u hoteles.
  • Abonados vía electrónica disponiendo de factura.

Cambios en la forma de cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)

Se intenta ajustar de una forma más real la forma de cotizar a los ingresos reales que tienen los autónomos. Son tres medidas:

  • La cuota de autónomos se abona por días reales en vez meses como venía haciéndose anteriormente, es decir se cotiza desde el día de alta hasta la fecha de la baja.
  • Se extiende a 4 los plazos anuales para establecer modificaciones en la cotización.

-Desde el 1 abril para los cambios solicitados del 1 de enero al 31 de marzo.

-Desde el 1 de julio para los cambios solicitados del 1 de abril  al 30 de junio.

-Desde el 1 de octubre para los cambios solicitados del 1 de julio al 30 de septiembre.

  • Se amplían las restricciones al número de altas y bajas al año. Los autónomos pueden hacerlo hasta 3 veces por año pagando proporcionalmente.

 


Qué se debe de asegurar en un evento deportivo

Somos más conscientes que nunca de la importancia de practicar algún deporte de forma habitual. Según la OMS (Organización Mundial de Salud) la escasez actividad física es un factor de riesgo considerable para enfermedades. Conseguir que la gente se mueva a través del deporte y los eventos deportivos se ha convertido en una prioridad para los gobiernos.

De ahí que la cantidad de eventos deportivos que se organizan es cada vez mayor; maratones, medias maratones, partidos de fútbol, torneos de golf, día del deporte en los colegios, ​la lista es bien larga.

Como en cualquier evento, los acontecimientos deportivos implican un riesgo a asegurar tanto para el organizador, por su posible responsabilidad legal, como para los asistentes al evento, ya sea compitiendo, o como espectadores.

Razones por las que es necesario un seguro para eventos deportivos

  • Si uno de los espectadores, o de los deportistas se lesiona puede reclamar una indemnización económica. Igualmente si algún trabajador o voluntario se hace daño también puede reclamar una compensación.
  • Si el evento deportivo se tiene que cancelar, o anular por causas ajenas al organizador, incluidas condiciones climáticas adversas, se producen daños económicos que se tienen que cubrir.
  • Posibles daños materiales que se produzcan durante el evento.

Seguro Responsabilidad Civil

La normativa aplicable varía de una Comunidad Autónoma a otra, pero en la mayoría de los casos determina que los eventos deportivos de este tipo estan obligados a contar con un seguro de responsabilidad civil. Gracias a disponer de esta cobertura quedan asegurados los daños a terceros y a objetos materiales durante el evento deportivo.

Seguro de Accidentes

Normalmente existe también la obligación de contratar un seguro de accidentes que cubre las posibles indemnizaciones a los que participan en el evento deportivo asegurado frente a lesiones, asistencia médica necesaria, incapacidad parcial o absoluta y fallecimiento.

En el caso de los eventos deportivos que tienen lugar en zonas públicas es obligatorio que los que participan tengan un seguro para eventos deportivo que comprenda tanto el seguro de accidentes, como el de responsabilidad civil.

La organización del evento deportivo puede ofrecer al deportista un seguro o no hacerlo, pero, de cualquier forma si el deportista no dispone de seguro incumple la normativa aplicable.

Por ese motivo cuando se organizan estos eventos, sólo se autoriza el registro a deportistas federados que cuentan con los seguros obligatorios de responsabilidad civil y accidentes, o bien los organizadores establecen un seguro obligatorio para los participantes de forma que el evento deportivo pueda llevarse a cabo con garantías.

 


Que accidentes son los mas comunes en verano

Verano es sinónimo de vacaciones, diversión, broncearse, disfrutar de la playa, o la montaña, son actividades que todos anhelamos a lo largo del año que nos relajan acabando con el estrés. Sin embargo, el verano también es uno de los momentos del año en el que se producen más accidentes y es importante saberlo para evitarlos.

Durante el resto del año llevamos vidas organizadas con horarios fijos y una estructura bien delimitada, pero llega el verano y nos relajamos olvidando algunas normas de sentido común e incluso las precauciones elementales. Eso fomenta y favorece que sucedan accidentes. Los días se alargan y pasamos más tiempo expuestos al aire libre contribuyendo a la probabilidad de un percance veraniego.

Además, en el periodo estival realizamos más desplazamientos tanto a los destinos de vacaciones, como simplemente traslados durante los puentes y fines de semana.

Veamos cuales son los accidentes más comunes en verano:

Accidentes de tráfico

Cada año, muchos jóvenes pierden la vida o sufren heridas de consideración en accidentes de moto propiciados por su actitud despreocupada y temeraria.

En verano, los viajes en coche a la playa o al pueblo son frecuentes y pueden terminar en tragedia si se conduce cansado, o después de una comida copiosa que provoca somnolencia al volante.

Insolación o golpe de calor

La actividad física intensa, o permanecer demasiado tiempo al sol puede hacer que tu cuerpo se sobrecaliente, lo que resulta en el peligroso golpe de calor. Los signos indicadores de una insolación incluyen confusión, dolor de cabeza, náuseas y vómitos.

Importante si estás al aire libre mantener la hidratación del cuerpo, descansar a menudo y llevar ropa holgada para que el cuerpo se enfríe adecuadamente.

Accidentes acuaticos

Todos los veranos escuchamos noticias de accidentes fatales en piscinas, ríos, pantanos y por supuesto en el mar. La diversión tiene que ir unida a la precaución, no dejando a los niños sin supervisión cerca del agua y utilizando los sistemas de salvamento al practicar deportes o actividades acuáticas.

Además es importante saber que los ahogamientos no solo se producen entre aquellos que no saben nadar, sino que se producen también en personas que nadan bien por cortes de digestión, imprudencias, calambres o desconocimiento del medio.

Mordeduras de insectos

Mosquitos, abejas, garrapatas y otros insectos abundan en verano, esto aumenta lógicamente las posibilidades de experimentar mordeduras, picaduras y reacciones alérgicas.

Utilizar ropa protectora al aire libre y repelente de insectos ayuda y, si eres alérgico y sufres una picadura es vital consultar de inmediato con un médico. También hay que ir al médico si se producen reacciones muy intensas a las picaduras.

 

 


Cobertura sanitaria en autonomos

Nuestro Sistema de la Seguridad Social otorga las mismas prestaciones y condiciones de cobertura sanitaria a los trabajadores autónomos que a los trabajadores por cuenta ajena (Régimen General de la Seguridad Social).

Como autónomo es bastante común cotizar, sobre todo al principio, por la cuota mínima ignorando cuáles son las coberturas específicas que vienen garantizadas por el pago de autónomo a la Seguridad Social.

Contrario a la creencia popular, los autónomos también enferman y es importante tener claro cuales son las coberturas a las que se tienen derecho según la cuota que abonen.

Cobertura sanitaria

Desde el día en que un sujeto registra su alta en el Régimen Especial del Trabajador Autónomo consigue las prestaciones del Sistema Nacional de Salud que agrupan diversas coberturas relacionadas con la salud:

  • Atención primaria (se trata de la primera atención en los centros de salud por parte de los médicos generalistas).
  • Especialistas (atención en segunda instancia por parte de los médicos especialistas)
  • Cobertura de productos de farmacia, prótesis y otros servicios de ortopedia, o nutricionales.
  • Servicio de transporte sanitario

Sin embargo, que estos servicios sean gratuitos o exista una aportación por parte del trabajador, depende de su clasificación dentro de una de las siguientes categorías:

  • Categoría común básica. Comprende los servicios de asistencia en cuanto a la prevención, diagnóstico, tratamiento así como programas de rehabilitación efectuados en los centros sanitarios asignados cubiertos en su totalidad por financiación pública.
  • Categoría suplementaria. Comprende aquellas prestación que son efectuadas a través de un servicio ambulatorio y que dependen una aportación por parte del autónomo y se refiere a; servicios de transporte sanitario no urgente, ortopedia y prótesis, farmacéutica y productos dietéticos.
  • Categoría de servicios accesorios. Comprende técnicas y servicios sanitarios que no cuentan con el carácter de prestación porque no estan considerados como esenciales y por eso es necesaria una aportación y/o reembolso por parte del usuario.

Requisitos para disfrutar de cobertura sanitaria

Para ser beneficiario de la cobertura sanitaria de la Seguridad Social es necesario figurar ante la misma como trabajador por cuenta ajena, es decir estar dado de alta como autónomo.

Además pueden gozar también de esta cobertura de salud los autónomos que son pensionistas del Sistema de la Seguridad Social o que perciben algún tipo de prestación continuada de la Seguridad Social como puede ser la prestación por desempleo.

Cuando se da el caso de que el sujeto que aspira a disfrutar de la cobertura de la seguridad social,  ha concluido ya su percepción por desempleo y no tienen trabajo como autónomo puede acceder a la cobertura sanitaria pero según una denominación diferente, la de residente en el territorio español. Esta modificación del grupo dentro del sistema de la seguridad social la hace directa y de forma automática por el sistema.