Teletrabajo y accidentes personales

Nos encontramos en una situación relativamente novedosa para muchos trabajadores: el teletrabajo. Debido a la pandemia muchas empresas han permitido que sus trabajadores realicen sus labores desde casa. De esta manera se evitan riesgos innecesarios y desplazamientos a los lugares de trabajo.

Trabajar desde casa tiene sus ventajas e inconvenientes y aunque no está completamente regulado, el RDL 8/2020, de 17 de marzo establece que el acuerdo entre el empleador y el trabajador deberá determinar claramente el lugar de trabajo, así como las condiciones, horarios, etc.

Para muchas personas que teletrabajan es muy complicado tener un espacio propio donde hacerlo, por lo que utilizan zonas comunes de sus viviendas.

Pero ¿qué ocurre si tenemos un accidente?

Al encontrarnos en un entorno doméstico puede que si sufrimos un accidente, éste no se considere un accidente laboral, sino un accidente doméstico. Pero hay que tener en cuenta en qué circunstancias se produce el accidente. No es lo mismo realizarse un corte con un cuchillo de cocina, que recibir una descarga eléctrica por sobrecarga en en lugar de trabajo.

Los accidentes más comunes que se suelen producir en los domicilios son tropezones y caídas al mismo nivel. En este caso si que se considerarán accidentes de trabajo al igual que lo serán si el trabajador teletrabaja desde dos lugares distintos y el accidente se produce en uno de estos desplazamientos. También se considerará accidente laboral “en misión” si el trabajador sufre un accidente al ir, por ejemplo, a comprar material que necesita para su trabajo. A falta de jurisprudencia al respecto, podemos afirmar que no existen diferencias en cuanto a una centro de trabajo habitual y en el que se desarrolla el teletrabajo.

Muchas empresas disponen de seguros de accidentes personales para sus trabajadores. En muchos casos cubren al trabajador las 24 horas al día, independientemente de que el accidente se produzca en tiempo laboral o de ocio. Pero en el caso de que el accidente se produjese en tiempo de trabajo, los trabajadores estarían cubiertos por el seguro, independientemente de cuál sea el lugar de trabajo.