volcán de La Palma

Volcán de La Palma

Estos días estamos viviendo una situación realmente excepcional con la erupción del volcán de La Palma. La erupción está provocando miles de desalojos en la zona y la colada de lava producida está provocando daños en viviendas, coches y campos de cultivos.

Las coladas de lava han destrozado barrios enteros, y aunque aún es pronto para cuantificar los daños, éstos siguen ascendiendo mientras el magma sigue avanzando hacia el mar.

¿Quién cubre los daños producidos por el volcán de La Palma?

Cuando se produce una catástrofe natural como una erupción volcánica, un terremoto o inundaciones, el Consorcio de Compensación de Seguros, será quien cubra los siniestros. Se trata de un organismo público que funciona como aseguradora ante hechos extraordinarios y que recibe aportaciones de las compañías aseguradoras para su financiación.

Para que el Consorcio de compensación de seguros se haga cargo de los daños causados por el volcán de La Palma, el usuario deberá tener contratado un seguro (de hogar, automóvil, multirriesgo, etc.) siendo la cobertura automática, eso sí, dentro de los límites de lo contratado en la póliza.

Menos claro está lo que va a ocurrir con los daños causados en tierras de cultivo. Aunque muchos agricultores tienen suscrita una póliza agraria, el supuesto de erupción volcánica no se recoge en estos tipos de seguros, estando más centrados en daños causados por inundaciones, granizo o heladas que puedan echar a perder los cultivos.

Declaración de zona catastrófica

Lo más probable es que se realice una declaración de zona catastrófica o como se llama formalmente Declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil que implica que se concedan ayudas directas a todos los afectados, ya sean particulares, empresas u organismos públicos.

Los afectados por la erupción del volcán de La Palma que no tengan contratado un seguro o con un seguro agrario (todavía por determinar sus coberturas) y hayan sufrido daños materiales contarán únicamente con estas ayudas directas otorgadas por las administraciones, ya que no recibirán indemnización por parte del Consorcio de Compensación de Seguros.


accidentes domésticos

Accidentes domésticos

Accidentes domésticos.

Aunque nos sintamos seguros en casa, lo cierto es que la mayoría de accidentes, en ocasiones produciendo la muerte de la persona que lo sufre, ocurren en nuestra propia casa.
Entre los accidentes más comunes que ocurren se encuentran las caídas, golpes, atragantamientos, intoxicaciones, lesiones producidas por la electricidad, cortes y quemaduras, estimándose que en la Unión Europea los accidentes en casa son la cuarta causa de muerte, por detrás de los accidentes de tráfico, los envenenamientos a causa de drogas y medicamentos o los ahogamientos y obstrucciones de vías respiratorias causados por distintos motivos.

Caídas y Golpes

Según el Atlas de la accidentalidad en España de la Fundación Mapfre, en el periodo 2011 – 2015 las caídas fueron la primera causa de fallecimientos en España.
Un resbalón o una caída nos puede provocar desde fracturas hasta serios daños de salud.

Para intentar evitar estos accidentes, evita las superficies resbaladizas, desplazarte por casa a oscuras o las alfombrillas de baño.

Atragantamientos

Los atragantamientos y la obstaculización de las vías respiratorias son una causa frecuente de accidentes, ya sea en adultos por atragantamientos con comida o bebida o en niños, al tragar accidentalmente objetos o juguetes de pequeño tamaño.

Intoxicaciones

Las intoxicaciones son una parte importante de los accidentes domésticos, tanto para niños como para adultos.

La intoxicación por medicamentos es una de las causas más comunes en adultos. En niños es habitual la intoxicación al ingerir productos de limpieza. En ambos casos este tipo de accidentes se suele solventar acudiendo a urgencias, pero actuar con rapidez es fundamental, ya que cuanto más tiempo pase desde que se produce la intoxicación, peores serán sus consecuencias.

Electrocución

¿Cuántas veces hemos pensado en accionar un aparato eléctrico aun sabiendo que estábamos descalzos o sobre el suelo mojado?
A pesar de que las instalaciones eléctricas domésticas disponen de protección contra las electrocuciones, la mala conservación de la instalación o el manejo inadecuado de aparatos eléctricos puede hacer que suframos una descarga eléctrica, que puede generar desde desvanecimientos, golpes y caídas, hasta la misma muerte por paro cardiaco.

Cortes y quemaduras

La cocina es uno de los lugares donde más accidentes domésticos ocurren. Mientras cocinamos los accidentes más comunes son los cortes y las quemaduras. Manejar adecuadamente cuchillos y herramientas de corte pueden evitarnos muchos problemas.

Las quemaduras en la cocina se suelen producir debido a salpicaduras de aceite, pero también se pueden producir al planchar o al provocarse pequeños conatos de incendio como por ejemplo al fumar en la cama.

Como los accidentes domésticos ocurren, lo mejor es prevenir y asegurarte a ti y a los tuyos mediante un seguro de accidentes. De esta manera, tendremos cubiertas todas las posibles consecuencias económicas de un accidente doméstico.

En Clin Seguros podrás comparar seguros de accidentes en menos de 30 segundos, con las mejores aseguradoras del mercado, coberturas a tu medida y desde 20€/año.
Y si tienes alguna duda, nosotros te llamamos.


accidentes en piscinas

Accidentes en piscinas

Hace calor, y qué mejor plan para el fin de semana que ir a la piscina. Pero hay que tener mucho cuidado con los accidentes que se producen durante el verano en este tipo de instalaciones.

La mayoría de accidentes que se producen en una piscina son leves:

  • Quemaduras solares: si no te proteges la piel puedes quemarte, con las molestias que acarrea y el malestar general que ocasionan.
  • Resbalones, cortes y caídas: son otro de los clásicos del verano. Resbalarse, sufrir un corte en una parte del cuerpo o una caída con la que recibamos un golpe, puede suponer que estemos unos cuantos días de baja.
  • Lesiones medulares y traumatismos graves: suelen darse en zambullidas sin comprobar la profundidad, o en las que choquemos con otras personas.
  • Ahogamientos: a pesar de tener un buen nivel de nado se pueden dar situaciones de ahogamiento, especialmente tras ingerir comida, alcohol o después de una exposición prolongada al sol.

Por fortuna la inmensa mayoría de los accidentes son leves, pero no evitan a parte de las molestias, que te impidan trabajar.

Cuando un accidente es leve, en la mayoría de las ocasiones es responsabilidad del propio usuario y bastará con realizar una cura sanitaria.

Pero cuando el accidente es mayor, habrá que solicitar asistencia médica e incluso, dependiendo de la gravedad de las lesiones, solicitar una indemnización. En estos casos es importante determinar quién o qué ha sido el causante del accidente, si ha sido una imprudencia por parte del usuario o si por el contrario ha sido debido a un mal mantenimiento o estado de la instalación.

En el caso de que se trate de una instalación pública o privada comunitaria, deberá contar con el seguro de responsabilidad civil correspondiente que cubra este tipo de siniestros.

Para realizar una reclamación será necesario:

  • Fotografiar el lugar de los hechos para ver qué ha podido influir en el accidente.
  • Describir el accidente y buscar testigos.
  • Describir la asistencia médica recibida, en el caso de que sea necesaria.
  • Rellenar las hojas de reclamaciones en el caso de que sea una piscina pública.
  • Y, por último, acudir a la vía judicial si fuese necesario.

En Clin Seguros te recomendamos, que para esta y todas las situaciones cotidianas de tu vida, contrates un seguro de accidentes. En nuestra web www.clinseguros.com podrás encontrar seguros de accidente desde 20€/año que aseguren tu tranquilidad y la de los tuyos.


seguros para deportes de riesgo

Seguros para deportes de riesgo

Si practicas deporte, esto te interesa. Se estima que alrededor del 50% de la población practica algún deporte regularmente y con la llegada del buen tiempo, se incrementa el número de personas practicando deporte.

Los d4eportes más habituales son correr, montar en bicicleta, la natación, tenis o la práctica de deportes de equipo como el fútbol o el baloncesto.

Muchas personas practican los denominados deportes de riesgo. Se trata de prácticas deportivas que entrañan, por sus circunstancias o por la ubicación donde se practican un riesgo mayor, tanto de sufrir accidentes, como de la complejidad del rescate en caso de ser necesario.

Pero, ¿qué tiene que incluir los seguros para deportes de riesgo?

Aunque la práctica de estos deportes no tiene porqué conllevar que se produzcan más accidentes que en cualquier otro deporte, su singularidad radica en que muchas veces se trata de deportes que se practican fuera del lugar de residencia, en sitios apartados y de muy difícil acceso, con lo que la complejidad en caso de que una persona necesite atención médica es muy alta.

Por eso los seguros para deportes de riesgo combinan, en una única póliza, coberturas de varios tipos de seguros distintos.

  • Asistencia médica y sanitaria, tanto en España como en el extranjero.
  • Seguros de accidentes y vida
  • Gastos de Búsqueda y rescate del asegurado
  • Gastos de repatriación.
  • Indemnización por pérdida de equipaje.

¿Qué se considera un deporte de riesgo?

Mucha gente no considera que el esquí sea un deporte de riesgo. Habitualmente los esquiadores contratan un seguro al adquirir el forfait cuando van a esquiar. ¿Pero qué ocurre si tienes un accidente fuera de pista? ¿Quién se hace cargo de los gastos derivados del rescate?

Si practicas deporte de forma habitual, como correr, nadar, o montar en bicicleta por la ciudad no necesitarás un seguro de deportes de riesgo. Con un seguro de accidentes como los que podrás encontrar en www.clinseguros.com tendrás cubiertas la mayoría de incidencias que puedas sufrir mientras practicas deporte.

Si practicas deporte y participas en una competición, como un campeonato de fútbol, baloncesto o voleibol, la propia organización de la competición contará con un seguro, tanto de responsabilidad civil como de accidentes y lesiones en el caso de que se produzcan.

Pero si practicas barranquismo, descenso en bicicleta, escalada o alpinismo, tienes un accidente y no cuentas con un seguro, además de las consecuencias que tenga el accidente para tu salud, deberás tener en cuenta las posibles consecuencias económicas que tenga, tanto el rescate, como la atención médica recibida.


concurrencia de seguros

Concurrencia de seguros

Como ya os hemos contado más veces, tanto las compañías aseguradoras, como los corredores de seguros utilizan una terminología propia, que, en ocasiones, si no se explican correctamente, pueden confundir al usuario.

Uno de esos términos técnicos que utilizamos tanto los corredores de seguros como las compañías aseguradoras es la concurrencia de seguros, pero, ¿en qué consiste?

La concurrencia de seguros.

La concurrencia de seguros es una situación que se da cuando un mismo objeto está protegido por varios seguros del mismo tipo. En principio la idea puede parecer buena: tenemos un objeto cubierto con dos seguros con lo que en caso de siniestro recibiremos el doble de indemnización. Por poner un ejemplo, si tenemos un coche asegurado con dos compañías distintas y sufrimos un siniestro, podríamos recibir una indemnización superior al valor real del coche siniestrado.

La concurrencia de seguros evita que el asegurado se lucre indebidamente. Puede tener varias pólizas asegurando el mismo bien (con lo que se produce una concurrencia de seguros) pero cada aseguradora, si ocurre un percance, pagará la parte proporcional correspondiente, de manera que las indemnizaciones de las distintas pólizas no superen el valor real del objeto.

¿Cuándo si es posible la concurrencia de seguros?

Hay casos, como en los seguros de accidentes o de vida en los que sí se puede producir la concurrencia de seguros, y, por ejemplo, si sufrimos un accidente y tenemos varias pólizas que cubran este supuesto, recibir indemnizaciones por cada una de las pólizas, sin estar limitada la cantidad. Ocurre igualmente con los seguros de vida: en caso de fallecimiento del titular de la póliza, sus herederos podrían recibir indemnizaciones por cada póliza suscrita o los seguros de decesos, en los que, si se diera el caso de contar con varias pólizas, la compañía aseguradora que no hubiera podido cumplir con los servicios funerarios estará obligada al pago de la suma asegurada a los herederos.


accidentes de tráfico y seguridad social

Accidentes de tráfico y seguridad social

Accidentes de tráfico y seguridad social

Los conductores de los vehículos de tracción mecánica están obligados a contar con un seguro que cubra los daños en caso de accidente, ya que al contrario de lo que mucha gente piensa, la seguridad social no cubre los gastos médicos generados por accidentes de tráfico.

Si sufres un accidente de circulación, la sanidad pública te atenderá, te llevarán en ambulancia hasta un centro médico u hospital y recibirás la atención que necesites, sea cual sea la gravedad del accidente. Pero el hospital no asume el coste de tu atención, se tendrá que hacer cargo tu aseguradora.

Coste de las facturas del hospital

Las facturas del hospital tendrán un coste en función de la gravedad de las lesiones y del tipo de atenciones recibidas y se tendrá que hacer cargo de ellas la aseguradora de la persona responsable del siniestro.

Si el accidente lo ha causado un tercero, será su seguro quien se haga cargo de todos los gastos a través de la cobertura obligatoria de responsabilidad civil. En el caso de que tu hayas sido el causante del siniestro, tu compañía deberá pagar los daños a terceros, incluidos los ocupantes de tu vehículo.

Dependiendo del tipo de póliza contratada, es recomendable contratar la cobertura con asistencia sanitaria ilimitada, ya que si los gastos son elevados, la aseguradora no los cubrirá.

Accidentes in itinere

En el caso de que el accidente se produzca mientras vas o vuelves del trabajo, deberas saber que en el caso de que seas responsable de los daños, se considera un accidente laboral, por lo que estará cubierto por la mutua de tu empresa.

 


seguros de baja para autónomos

Seguros de baja para autónomos

Todos hemos oído decir eso de los autonomos no enferman nunca ya que hasta hace poco no recibían ningún tipo de compensación por estar de baja, con lo que seguían trabajando aunque estuviesen enfermos.

Afortunadamente esto está cambiando y los autónomos tienen cada vez más coberturas en caso de accidente laboral o de baja por enfermedad.

Si un autónomo sufre un accidente, los seguros de accidentes cubrirán los gastos derivados, tanto de la hospitalización si fuese necesaria, como del periodo de baja en el que el autónomo no pueda trabajar, pero ¿qué ocurre si el autónomo está de baja por un catarro o una gripe? ¿A qué tiene derecho?

Seguros de baja para autónomos

Cuando un autónomo sufre una baja por enfermedad común o por una enfermedad derivada del trabajo, recibirá una compensación de entre el 60 y el 75% de la base reguladora, y a partir del segundo mes de baja, no tendrán que seguir pagando la cuota de autónomo. Pero alrededor del 86% de autónomos cotizan por la base mínima, con lo que dificilmente cubrir todas sus necesidades con la indemnización por baja.

Algunas aseguradoras están lanzando seguros de baja laboral exclusivo para autónomos, que cubren al autónomo en caso de baja laboral por enfermedad común o enfermedad profesional. Recordemos que los seguros de accidentes como los que comercializamos en Clin Seguros cubren únicamente accidentes, no enfermedades comunes.

De esta manera el autónomo percibirá una indemnización de entre entre 30 y 60 euros diarios si por ejemplo tiene gripe, Covid-19 o una lumbalgia causada por su profesión.

La prima de la póliza variará fundamentalmente en relación a la actividad profesional del asegurado y su edad y aporta una ventaja añadida que es la posibilidad de combinarse junto con un seguro de accidentes o un seguro de vida. De esta manera los trabajadores autónomos tendrán cobertura e indemnización en cualquier caso, independientemente de cuál sea el motivo de la baja.

 


seguros para autónomos

Seguros para autónomos

Seguros para autónomos

Aunque cada vez cuentan con más protección, los autónomos han sido habitualmente un sector muy desprotegido. A la incertidumbre de conseguir clientes y trabajos, se une la de realizar su actividad con todas las garantías. Y los seguros son una herramienta indispensable.

Con los seguros los autónomos protegen, tanto su negocio como a su familia. Algunos seguros son obligatorios, pero otros, opcionales son muy recomendables.

Seguros obligatorios

Los seguros de responsabilidad civil no siempre son necesarios, aunque son muy recomendables, cubriendo los posibles errores que un autónomo o el personal a su cargo puedan cometer durante el trabajo. Si se comete un error que suponga un elevado coste, la indemnización puede hacer que se produzca el cese del negocio.

Los seguros multirriesgo cubren los locales donde se desarrolle la actividad comercial del autónomo ante cualquier contingencia, incendios u otros accidentes y son obligatorios siempre que se tiene un local donde se atienda al público.

Seguros recomendables

Los seguros más recomendables para un autónomo son los que cubren la Incapacidad Laboral Temporal, los accidentes y la vida. Si un autónomo está de baja, no puede seguir realizando su trabajo, por lo que no obtiene ingresos, por lo que este tipo de seguros indemnizarán al autónomo en caso de accidente.

Cada actividad profesional requiere un distinto tipo de póliza en función de la actividad profesional, por lo que es esencial contar con un asesor como Clin Seguros, que te ofrece una atención personalizada si la necesitas.

Nuevos seguros

En la actualidad las aseguradoras están trabajando en nuevos seguros que protejan la actividad profesional de autónomos o pymes, como son la protección frente a ciberataques, la protección de equipos móviles y ordenadores o los seguros que te ofrecen protección jurídica, ayudando al cobro de facturas pendientes.


Registro de seguros de coberturas de fallecimientos

Con el aumento de fallecimientos producidos por la pandemia de COVID-19 muchas personas se preguntan cómo saber si su familiar fallecido disponía de un seguro de vida o un seguro de accidentes con cobertura por fallecimiento.

Una vez que se produce la trágica pérdida de un familiar se han de gestionar una serie de trámites y en muchas ocasiones los familiares desconocen que el fallecido disponía de un seguro con cobertura por fallecimiento. Para conocer si la persona fallecida disponía de algún tipo de seguros existe el Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento, una herramienta poco conocida y que depende del Ministerio de Justicia

¿Cómo funciona el Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento?

En España existen alrededor de 21 millones de pólizas con cobertura por fallecimiento. El Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento recopila la información sobre los asegurados que proporcionan las aseguradoras, que están obligadas a proporcionar la identidad de los titulares de la póliza, no recogiendo a los beneficiarios de las pólizas, porque violaría la Ley de protección de datos.

Los seguros que se incluyen son los de vida, de ahorro, planes de jubilación y seguros de accidente y para acceder al registro se deberá acreditar el fallecimiento del asegurado. Tras pagar una tasa de 3,78€, el registro emitirá un certificado con los seguros que tuviese contratado el asegurado y las compañías de las que era cliente, tras lo cual, se podrá acudir a las aseguradoras para saber quién es el beneficiario.

El registro también emite notas informativas, para aquellas personas que, en vida, quieren conocer qué pólizas de seguros de vida o de accidentes tienen contratados, como por ejemplo los seguros vinculados a tarjetas de créditos, seguros o cualquier tipo de seguro que se haya obtenido por una promoción comercial y que el asegurado desconozca.

El registro se puso en funcionamiento en 2007 para que los beneficiarios de los seguros pudiesen conocer la existencia de dichas pólizas, ya que anteriormente se producían fallecimientos que estaban cubiertos por un seguro de vida o por un seguro de accidentes, pero los beneficiarios, por desconocimiento, no cobraban la indemnización contemplada en la póliza, quedando sus beneficiarios descubiertos ante la muerte del tomador del seguro.


covid 19 y el futuro de los seguros

COVID 19 y el futuro de los seguros

Tras casi un año de pandemia, muchas cosas han cambiado en nuestro día a día. Algunas lo han hecho de manera temporal, pero otros cambios persistirán en el tiempo.

Hemos cambiado nuestra manera de relacionarnos, de comprar y de gestionar todo tipo de servicios, como lo seguros. Los confinamientos, la protección de la salud o el evitar contactos innecesarios han hecho que dejemos de acudir físicamente a oficinas, tiendas y comercios, realizando muchas de estas gestiones de manera online.

Unespa, la patronal del sector asegurador ha presentado el informe Impacto de la Covid-19 en las conversaciones sobre el futuro del sector asegurador.

En este informe, en el que se estudia la COVID 19 y el futuro de los seguros, a pesar de la pandemia se ha mantenido e incluso intensificado el contacto entre las aseguradoras y los clientes, y destaca que la mayoría de usuarios creen que sus relaciones con la aseguradora serán híbridas, combinando el asesoramiento personal con el asesoramiento digital u online.

El ahorro continúa siendo uno de los elementos más relevantes. Durante el tiempo de pandemia muchos usuarios han dado de baja sus pólizas de seguros o han contratado otras pólizas con una menor prima, pero también se busca una protección integral, que cubra a toda la familia en los distintas facetas de su vida cotidiana, con seguros de accidentes, de hogar, o incluso de responsabilidad civil.

En Clin Seguros desde nuestros comienzos apostamos por un entorno totalmente online en el que nuestros clientes pueden, de manera cómoda y sencilla, comparar seguros de accidentes entre las mejores aseguradoras del mercado.

Encontrarás seguros de accidentes desde 20€/año y contratar en función de tus necesidades. Y si tienes alguna duda, te llamamos y te ofrecemos asesoramiento personalizado para que contrates el seguro que más te conviene.